La Fundación Lara-Grupo Planeta publican ‘Isla destinada, de Juan Ramón Jiménez, con motivo de la celebración del Congreso de la Lengua Española en Puerto Rico

La Fundación Lara-Grupo Planeta publican ‘Isla destinada, de Juan Ramón Jiménez, con motivo de la celebración del Congreso de la Lengua Española en Puerto Rico

El libro –que el Grupo Planeta regalará a todos los asistentes- recoge una selección de los textos escritos sobre la isla por el escritor, que pasó allí los últimos siete años de su vida

Con motivo de la celebración del VII Congreso Internacional de la Lengua Española en San Juan de Puerto Rico, la Fundación José Manuel Lara ha editado para el Grupo Planeta un libro conmemorativo y no venal, ‘Isla destinada’, con textos de Juan Ramón Jiménez. Esta publicación recoge una muy amplia selección de los textos escritos por el Premio Nobel andaluz sobre esta isla del Caribe, donde pasó los siete últimos años de su vida.

Las prosas líricas, autobiográficas, críticas y satíricas se unen para recordar el Puerto Rico que el poeta percibió con la plenitud sensorial de su infancia en Moguer, su particular «infancia última». Al otro lado del océano escribió ‘Isla de la simpatía’, con la que rindió tributo de gratitud a la afabilidad de sus gentes y a la luminosidad de su paisaje, y que queda recogida en esta edición especial realizada por Soledad González Ródenas.

En apenas una cuartilla, amarilleada hoy por el tiempo, un niño calca con lápiz vacilante los perfiles de las lejanas costas de Puerto Rico, el curso de sus ríos, las islas de Mona, Vieques y Culebra,  desproporcionadamente cercanas al litoral porque el papel se le hace chico, y escribe el nombre de sus lugares importantes con la mejor caligrafía posible. Pinta de marrón, entre el mar azul, la que muchos años más tarde llamaría «mi islita verde». En ella pasará los últimos días de su existencia.

Bajo el dibujo, milagrosamente conservado más de un siglo después, se observa un sello de tinta desvaída con su nombre y el de su tierra: «Juan Ramón Jiménez. Moguer». El mismo sello del que nos habla en el capítulo LX de ‘Platero y yo’; el que compró con el duro que consiguió tras hacer añicos su alcancía, con el que marcó todas y cada una de las cosas que le pertenecían. “¿Quedó algo por sellar en mi casa? ¿Qué no era mío?”. Hizo así también «suyo» el mapa de la isla con el que los escolares aprendían que Puerto Rico todavía era una colonia española. “Yo sé que estoy unido a un destino de Puerto Rico, a un destino ineludible y verdadero”, escribirá el poeta más de sesenta años después. “Yo he venido aquí sin duda porque presiento que esta isla es la isla destinada”.

Los textos dedicados por Juan Ramón a Puerto Rico pueden ser divididos en dos grupos, compuestos en dos tiempos distintos: 1936 y los años 50. Mientras los primeros están claramente impregnados por el impacto sensorial que el Caribe provoca en un poeta cuyo trasfondo inevitable es la guerra civil, los segundos parten de su última renovación vital, la casi resurrección que Puerto Rico supuso para el autor tras casi diez años de depresiones continuas en Estados Unidos.

Su integración en la rutina de la vida puertorriqueña, sus labores docentes, su participación en revistas universitarias… provocan reflexiones variopintas en las que muchas veces abunda la ironía y un cierto humor. Otras, menos perdurables, se pierden en meras notas circunstanciales a las que el tiempo ha restado interés.

Frente al más amplio y abarcador intento de restitución propuesto por María Ángeles Sanz Manzano en ‘Isla de la simpatía’ (Espasa, 2005 y Universidad de Puerto Rico, 2008) -que usó el título del libro no concluido donde JRJ pensaba agrupar sus escritos sobre Puerto Rico-, la presente edición opta por hacer una antología de sólo aquellos textos en los que el poeta reflexiona con distintos grados de lirismo o humor sobre el país, sus gentes o, sobre todo, su naturaleza, que casi conforman una unidad con líneas temáticas evidentes: Puerto Rico es presentado como un “destino inmanente” que dio a JRJ la oportunidad de renacer, de volver a tener la ilusión del niño que fue, un niño que recupera la luz perdida (él aventuraba que ya para siempre) de Moguer. Es “la nueva luz”, “la isla destinada”, “la infancia última”, “la parada permanente” y, cómo no, “la isla de la simpatía”.

En total, en ‘Isla destinada’ encontramos unos 70 textos de distinta longitud, algunos muy breves y otros de varias páginas, que incluyen algunos inéditos facilitados por los herederos de JRJ.

Soledad González Ródenas, responsable de la edición de esta publicación conmemorativa, es profesora de Lengua y Literatura Castellana en el Institut Narcís Oller de Valls (Tarragona). Se doctoró en Literatura Comparada con la tesis publicada con el título ‘Juan Ramón Jiménez a través de su biblioteca. Lecturas y traducciones en lengua francesa e inglesa’ (2005). Ha publicado, asimismo, diversos artículos en torno a la obra de Juan Ramón Jiménez, del cual ha realizado una ‘Antolojía poética’ (2007) y cinco ediciones críticas: ‘Platero y yo’ y ‘Josefito Figuraciones’ (2005) –en colaboración con Howard T. Young–, ‘Música de otros. Traducciones y paráfrasis’ (2006), ‘Guerra en España’ (2009) y ‘Por obra del instante. Entrevistas’ (2013).

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies